Estero Hondo, Puerto Plata., El manatí antillano o manatí de El Caribe es una especie de sirenio de la familia Trichechidae que habita desde el golfo de México hasta la desembocadura del río Amazonas. Existen dos subespecies reconocidas, trichechus manatus latirostris o manatí de Florida y trichechus manatus manatus o manatí El Caribe o antillano.

Se alimenta de plantas acuáticas consumiendo a diario  de un 10% a un 15% de su peso corporal. Aunque se alimenta de gran cantidad de plantas marinas son su pricipal fuente de alimento los pastos marinos.

Es un animal corpulento que tiene un aspecto pisciforme con una aleta terminal redondeada en forma de espátula. Su piel esta finamente arrugada, con cinco centímetros de espesor, cubierto generalmente por algas y pequeños moluscos. La cabeza se ensancha y se une sin cuello ni hombros. No tiene ningún miembro posterior, los manatíes poseen miembros delanteros flexibles y a manera de remo, o aletas, las cuales son usadas para ayudar al desplazamiento sobre el fondo, rasguñar, tocar e incluso para abrazar a otros manatíes, para mover el alimento hacia adentro y facilitar la limpieza de la boca.

Datos importantes:
Un adulto pesa entre 400 y 600 kilogramos
Mide tres metros de largo en promedio
Algunos ejemplares pueden pesar hasta 1500 kilogramos y medir 4.5 metros
Las hembras son más grandes
El período de gestación es de 14 meses
Solo tienen una cria a la vez aunque muy raras veces tiene dos
Tienen 3 o 4  uñas en las aletas pectorales
Es de color gris y/o marrón
Son sensibles al frío y muchos mueren cuando el agua deciende por debajo de los 20 grados centígrados.
Los de El  Caribe pueden ser ágiles e  incluso pueden llegar a saltar arriba de la superficie

Observar manatíes en su ambiente natural es toda una experiencia, el mejor lugar para observarlos es en el Santuario de Mamíferos Marinos de Estero Hondo. El santuario es un área protegida que se encuentra en el municipio de Villa Isabela, Puerto Plata, específicamente en el Distrito de Estero Hondo.

Suma una extensión de 48.3 km2 de área marina y terrestre. Cuenta con uns centro de visitantes y es vigilada por guardaparques para dar protección  y mantenimiento al lugar.

Bellos senderos, playa de arena blanca y una frondosa zona de manglares son un deleite para los amantes del ecoturismo, la naturaleza y también la observación de aves.

El lugar cuenta con guías  de la comunidad que harán de la visita una experiencia educativa y con altas probabilidades de observar a los animales.

Si deseas visitar el santuario debes tomar en cuenta que está a 239 km de distancia desde Santo Domingo por su ruta más directa y una duración aproximada de 3 horas sin hacer paradas en el camino. Te recomiendo lleves protector solar, líquido, ropa cómoda, binoculares y cámara con buen zoom.

Luego de la visita puedes comer en la bahía de La Ensenada que se encuentra a unos 10 minutos hacia el oeste donde hay buena oferta de mariscos y una hermosa playa.

VISITANOS !

  • 12
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    12
    Shares

¿Tú que opinas? Cuéntalo aquí: